SI TIENES DOS O MÁS DE ESTAS CARACTERÍSTICAS PROBABLEMENTE TENGAS DEPRESIÓN

Por Leyla Espíritu Castro

Cada vez son más las personas que presentan este trastorno, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), los trastornos mentales y del comportamiento tienen una prevalencia del 10% en la población adulta y representan el 12% de la carga de morbilidad por todas las enfermedades y lesiones en el mundo.
Estas cifras vertidas en la cantidad de habitantes de nuestro orbe nos arrojan a muchos millones que podrían presentar este trastorno. A continuación en CreceTú, te detallamos algunos síntomas que mostrarán indicadores de un posible trastorno depresivo por el que puedes estar pasando tú u otros familiares:

-          Tristeza patológica: Se diferencia de la tristeza común, como estado de ánimo pasajero al igual que la alegría, cuando alcanza un nivel tal que interfiere grave y negativamente en la vida cotidiana, en las diferentes esferas de la persona que la posee, desde lo social pasando por lo familiar, hasta el ámbito sexual.
Esta tristeza suele aparecer sin motivos o sin la presencia de un acontecimiento significativo. Se caracteriza por ser una sensación muy profunda, devastadora. Logrando que el paciente se sienta "bajo" de ánimos, desorientado, sin sentido ni placer de vivir, sentimientos de incapacidad, lo cual aumenta sus sentimientos de tristeza. Un dato a tomar en cuenta que, producto de esta sintomatología, el 15% de los deprimidos termina suicidándose.

-          Desgano y anhedonia: El sujeto al no encontrarle sentido a la vida, se torna apático, lo que ocasiona un retraimiento de su entorno haciendo que no tenga ganas de nada y, aún más, nada le ocasione placer.

      

-          Ansiedad: Es una sintomatología que se presenta con frecuencia en las personas con este trastorno, el sujeto percibe una extraña desazón que no puede determinar el origen, como un trasfondo constante.
Cabe resaltar, que cuando la ansiedad prima en el cuadro clínico, estamos frente a un nuevo trastorno conocido como depresión ansiosa. Por otro lado, cuando predomina la inhibición, se le denomina depresión inhibida y quienes la padecen son personas malhumoradas, irritables y agresivas.

     

-          Insomnio: Síntoma caracterizado por dificultad en el paciente para conciliar el sueño, así como trastorno de sueño, generando que el paciente se encuentre de mal carácter. En algunos casos, puede presentarse en lugar de insomnio, la hipersomnia (exceso de horas de sueño).

      

-          Alteraciones de pensamiento: El paciente empieza a tener conductas hipocondriacas, es decir, imagina tener enfermedades de todo tipo; surgen ideas autoderrotistas y fuertes sentimientos de culpa. El pensamiento se ralentiza y se hace monocorde, la memoria se debilita y la distracción se torna más frecuente.

      

-          Alteraciones somáticas: El paciente comienza a trasladar su sufrimiento psicológico a nivel corporal, por lo común surgen dolores crónicos o erráticos así como constipación,  sudoración nocturna y respiración agitada. Se experimenta una persistente sensación de fatiga o cansancio.

      

-          Alteraciones del comportamiento: El paciente se siente atrincherado, sintiendo la sensación de vivir arrinconado, encerrado. Tiende a estar quieto, de manos cruzadas, o explotar en violentas crisis de angustia o en ataques de llanto por motivos nimios. Se le torna difícil tomar decisiones, y muestra una disminución en su rendimiento del trabajo.

      

-          Modificaciones del apetito y del peso: Sintomatología común de los pacientes con este trastorno, se caracteriza por la pérdida del apetito y, en consecuencia, provoca la disminución de peso.

      

-          Pérdida del placer: El paciente comienza a tener dificultad en el área sexual, pudiendo llegar a generar la impotencia en el hombre o a la frigidez en la mujer; también disminuye y tiende a desaparecer la gratificación por participar en el trabajo, en el deporte y en los juegos y otras actividades que anteriormente le eran agradables.

      

-          Culpa excesiva: El paciente siente un exceso de culpabilidad inexistente, lo cual puede desembocar en delirios de culpa.

      

-          Pensamiento suicida: Los pensamientos de preocupación por la muerte se presentan de una manera exagerada y se alimentan de sentimientos autodestructivos.

     

-          Disminución de la energía: Se empieza a percibir un cansancio injustificado, a veces con variaciones durante el día, muy a menudo más acentuado por la mañana. Las personas afectadas suelen sentirse más fatigadas por las mañanas que por las tardes.

      

Luego de revisar este interesante artículo, si tienes dos o más características, te recomendamos acudir a un especialista para el respectivo descarte.

Si deseas obtener una atención psicológica gratuita haz click AQUÍ

Sedes: Miraflores - Rímac - Callao - SMP